Manejo de Productos de Cadena de Frío: Temperatura es la Clave

  • Manejo de Productos de Cadena de Frío: Temperatura es la Clave

    Manejo de Productos de Cadena de Frío: Temperatura es la Clave

    Productos con requerimientos de cadena de frío son una parte importante en el manejo de inventario de la industria farmacéutica. El mayor reto será siempre mantener el producto dentro de un rango de temperatura según los requerimientos de tolerancia que la composición del producto permite.  Contar con instalaciones validadas, con sistemas robustos de refrigeración, capacidad redundante que permita contingencia, y personal idóneo es clave para funcionar como un Centro de Distribución con los estándares que requieren estos productos.

    El enfoque principal y el mayor reto está en los productos que requieren temperatura entre 2ºC – 8ºC durante todo el ciclo de almacenamiento y distribución, siendo el mayor reto despachos a destinos de lationoamérica donde no es consistente el manejo que se le da en cada destino.  Sólo como referencia, cerca del 60% de los problemas que se registran en despachos de este tipo de producto, tienen que ver con roturas en la cadena de frío durante el transporte.

    J Cain cuenta con 22 salones de acondicionamientos bajo estándar “Dat and Pollution Free”

    El uso de empaques pasivos ha tenido una gran evolución y son la solución que se esta usando para garantizar la cadena de frío durante el transito.

    Existen un sinnúmero de variables que afectan el control de temperatura

    • Tamaño de la nevera a usar para despachar el producto 
    • Configuración o disposición de agentes refrigerantes (geles) usados

    Estos elementos inciden de forma directa en fluctuaciones de temperatura dentro de la nevera, lo cual puede poner en riesgo la integridad del producto. 

    El monitoreo de la temperatura durante el almacenamiento y posterior movimiento del producto en las distintas etapas de la cadena de valor, hasta llegar finalmente al consumidor, es fundamental.

    Es por esta razón que el monitoreo de la temperatura durante el almacenamiento y posterior movimiento del producto en las distintas etapas de la cadena de valor, hasta llegar finalmente al consumidor, es fundamental, ya que si el producto se recibe excursionado, es decir, estuvo expuesto a temperaturas por encima o por debajo del rango establecido para su manipulación (2ºC- 8ºC), es muy probable que el producto ya no sea apto para su consumo y que el efecto del mismo se haya perdido.  De no manejar esto correctamente, a parte del impacto económico, podría constar la vida de personas.

    De allí que una parte importante del eslabón en la cadena de distribución sea contar con un proveedor cuya nevera garantice el mínimo riesgo de fluctuación de temperatura durante la vida útil de la misma, el cual se determina o establece en función al tiempo, que generalmente es medido en días, desde que se arma la nevera, hasta que llega a la siguiente etapa del proceso, que usualmente es un distribuidor en el país de destino.  

    La mayoría de neveras que se usan hoy en día, están validadas para garantizar la temperatura dentro del empaque durante 72 a 96 horas.

    Administración de materiales de cadena fría: cajas, gel packs, TT4’s

    Por ser un requerimiento que ha evolucionado y crecido es importante mantenerse a la vanguardia.  Un operador logístico con especialidad en el manejo de este tipo de producto debe contar con la experiencia y conocimientos adecuados para asegurar la cadena de frío, y en caso de sufrir algún contratiempo durante su tramo de control, contar con planes de contingencia que implican, pero no se limitan a:

    • Equipos de refrigeración redundantes en las cámaras frías, para en caso de fallo de un equipo, entre a operar el otro y así mantener la temperatura entre 2ºC – 8ºC
    • Procedimiento de evacuación de producto, en caso de fallo del equipo redundante
    • Monitoreo de temperatura 24/7 en cámaras frías
    • Personal idóneo para certificar las cámaras frías

    Lo anterior implica contar con un equipo de calidad constantemente capacitado y entrenado, que traspase estos conocimientos al equipo operativo, lo cual asegura tener personal idóneo. 



    Conclusión:

    Un operador logístico que se especialice en el manejo de productos farmacéuticos de cadena de frío tiene que tener establecidos los controles, procesos, infraestructura y equipo humano que garantice al consumidor final, que el producto ha mantenido la cadena de frío durante las etapas de recepción, almacenamiento, manipulación y transporte del producto.

    Para las empresas farmacéuticas, contar con un socio estratégico que tenga este tipo de especialización, le brinda la confianza necesaria para la correcta comercialización de medicamentos, con el mínimo riesgo de pérdida de producto por rotura de la cadena de frío.

    J Cain & Co lleva mas de 68 años sirviendo a la industria farmacéutica como centro de distribución regional desde Panama hacia Latinoamérica. Estamos orgullosos de tener los más altos estándares de infraestructura y un equipo de profesionales comprometido con la calidad y el servicio que la cadena de frío requiere.

    Leave a comment

    Required fields are marked *